El trastorno de angustia (trastorno de pánico) se define como la aparición de crisis de angustia repetidas que se acompañan habitualmente de miedos ante futuros ataques o de cambios de conducta para evitar situaciones que podrían predisponer a las crisis.

Síntomas

Sensación de Mareo

  • Posible efecto de tensión de las cervicales que reduce el aporte sanguíneo a la cabeza.
  • Posible efecto de hiperventilación.
  • Posible efecto de hipotensión de diferentes orígenes

Sensación de falta de aire

Generalmente se produce un incremento del oxígeno que entra por la hiperventilación

Palpitaciones y/o taquicardias

Debemos recordar que ante la percepción de un peligro ya sea real o imaginario, el corazón comienza a trabajar con mayor fuerza y rapidez, para producir un mayor envío de sangre a las áreas implicadas en la respuesta de alarma, de forma que puedan funcionar mejor en este sentido, por ejemplo, eliminando mejor las toxinas, etc.

Sensación de aumento de temperatura

Se produce un aumento de la temperatura en las zonas más vitales. Posteriormente, para equilibrar, el organismo pone en marcha el sistema de enfriamiento del cuerpo.

Sensación de hormigueo en extremidades, palidez, sensación de pérdida de sensibilidad

Se produce una mayor afluencia de sangre en las áreas donde puede ser más necesaria y, por tanto, se reduce en el resto del cuerpo que tenga un menor riesgo vital.

Opresión, dolor en el pecho

Se produce una mayor tensión en los músculos intercostales, derivada de la hiperventilación. Por otro lado, también puede deberse a contracturas en cervicales que producen dolor.

¿Por qué se producen las crisis de angustia?

Una crisis de angustia es una experiencia intensa de emociones que provoca la angustia. Tanto la angustia como el estrés pueden ser la base de una crisis de angustia, que no surge por sí sola. Para que una persona desarrolle una crisis de angustia, es necesario que exista una acumulación de angustia y de estrés.

Deja un comentario